Solicitar información

No se suelen tener en cuenta los beneficios por contratar un profesional de la asistencia en cuanto a evitar o sobrellevar la aparición de las emociones adversas.

Contactamos con un profesional de la asistencia y los cuidados porque la obligación de trabajar fuera de casa no nos permite el acompañamiento continuo del ser querido. Por contra, cuando asumimos nosotros la tarea, a veces nos olvidamos de las emociones adversas generadas por el cuidado del familiar a que nos vemos abocados y se nos olvida que un profesional lo es porque sabe realizar su profesión, y, por ello sabe cómo soportar las cargas que ello conlleva, a la vez que no se ve afectado por las emociones directas que tenemos todos por nuestros seres queridos.

beneficios por contratar un profesional de la asistencia - photo by Karolin grabowska from pixels

Muchas personas no están preparadas para asumir la carga que supone el cuidado intenso de otra persona, generalmente, un ser querido. Si les ha tocado esa tarea, comienzan a cuidar a su progenitor anciano, u otro familiar impedido, y van aprendiendo sobre la marcha, en una labor que genera mucho cansancio, stress, confusión y desasosiego.

Beneficios por contratar un profesional de la asistencia – Emociones adversas

¿Qué emociones experimenta una persona que debe asumir esta tarea? Veamos algunas de ellas, las cuales, lógicamente, un profesional sabe llevar:

DESASIEGO

Aparece cuando tenemos que compartir la situación grave que está pasando uno de nuestros familiares, y, generalmente, esta emoción puede ser influenciada por la aparición de las emociones que se describen posteriormente: problemas de sueño, sensaciones de culpa, etc., pueden hacernos parecer que lo que hacemos no tiene ninguna solución.

¿Cómo vencemos el desasosiego? Conectando y dialogando sobre esta situación con amigos y otros familiares, además de buscarnos hobbies u tareas separadas que nos hagan desconectar: lectura, gimnasia, paseos, etc., y, por supuesto, hablar con un sicólogo si esta situación nos está afectando de modo serio.

ANSIEDAD

ansiedad en el cuidado de los seres queridos Aparece cuando el futuro es incierto o estamos manejando situaciones sobre las que no tenemos control.

¿Qué consecuencias aparecen tras la ansiedad?: cansancio, tristeza, abatimiento, enfados, aceleración del ritmo cardiaco, etc.

Hay quien dice que la ansiedad se cura respirando. No será tan sencillo, pero realizar inspiraciones y expiraciones suaves ayuda a relajar, así como reservarse unos minutos para la meditación, el conversar con uno mismo.

De todas formas, si vemos que nuestra ansiedad pasa a un estado preocupante, lo que se debería hacer es habla con un profesional de la salud para que nos asesore.

CULPA

¿No puedo hacer más por mi ser querido? ¿Soy un egoísta y no estoy haciendo lo que debería? ¿Por qué me enfado frecuentemente con él/ella?

Pensamientos como estos pueden agobiarnos y podemos terminar sintiendo que no hacemos l suficiente por nuestro ser querido y que no va a mejorar, por nuestra culpa.

Es una emoción típica de esta situación. Al igual que con el resto de emociones, lo mejor es hablarlo con amigos u otros familiares, y/o con un sicólogo si ello nos preocupa demasiado.

A veces, es mejor tomar un periodo de descanso y poner al familiar en manos de profesionales de la asistencia, para coger fuerzas y volver más “limpio” después.

ENFADO

A veces estamos realmente confundidos y nos vienen preguntas del tipo: ¿Por qué ha pasado esto a este familiar? ¿Por qué me está pasando esto? Puede ser que no haya respuesta a esas preguntas. Como en mechas otras cosas de nuestra existencia, hay que intentar adaptarse a la nueva situación, no vale enfadarse por pura impotencia.

De nuevo, si nos vemos desbordados, es mejor contactar con profesionales de la asistencia y cuidados, para que nos ayuden.

Contratar a un profesional de la asistencia y cuidados siempre es una buena solución para realizar la tarea en las mejores condiciones para que nuestro ser querido sea atendido lo mejor posible.